Oxigenoterapia

La oxigenoterapia es una medida terapéutica que consiste en la administración de dioxígeno a concentraciones mayores que las que se encuentran en aire del ambiente, con la intención de tratar o prevenir los síntomas y las manifestaciones de la hipoxia. El dioxígeno utilizado en esta terapia es considerado un fármaco en forma gaseosa, administrado por vías aéreas.

Objetivo

La finalidad de la oxigenoterapia es aumentar el aporte de dioxígeno a los tejidos utilizando al máximo la capacidad de transporte de la hemoglobina. Para ello, la cantidad de dioxígeno en el gas inspirado, debe ser tal que su presión parcial en el alvéolo alcance niveles suficientes para saturar completamente la hemoglobina. Es indispensable que el aporte ventilatorio se complemente con una concentración normal de hemoglobina y una conservación del gasto cardíaco y del flujo sanguíneo tisular. El efecto directo es aumentar la presión del dioxígeno alveolar, que atrae consigo una disminución del trabajo respiratorio y del trabajo del miocardio, necesaria para mantener una presión arterial de dioxígeno definida.

Cuando con estas medidas no se consigue aumentar el aporte de dioxígeno a los tejidos, se puede utilizar la oxigenoterapia hiperbárica, pues con esta modalidad terapéutica se consigue aumentar hasta 27 veces el transporte de dioxígeno en sangre, pero en este caso el aumento es por el dioxígeno directamente disuelto en el plasma.
Conozca más sobre nuestros equipos de oxigenoterapia.